Cada libreta resulta distinta de la otra, por las portadas, las hojas en el interior y los fragmentos de revistas.